Cómo limpiar un sumidero

El atasco de los sumideros es uno de los problemas más frecuentes en los patios de las viviendas y en los que están situados en las zonas comunes de las comunidades de vecinos. Llega un momento en el que estos puntos de evacuación de la red de saneamiento de aguas residuales pueden quedarse totalmente atrancados por la acumulación de porquería y dejan de tragar agua, lo que puede derivar en inundaciones en días de fuertes lluvias.

Sin embargo, mantener limpio un sumidero es una tarea relativamente sencilla que cualquier persona puede llevar a cabo. Lo primero que tendrá que hacer es quitar la tapa del sumidero, algo que en algunas ocasiones podrá hacer sin utilizar ninguna herramienta (como en el primer caso que os mostramos en este vídeo) y que, otras veces, precisará del uso de un destornillador (como ocurre en el segundo ejemplo que hemos incluido en el vídeo).

Una vez levantada la tapa veremos que hay un montón de residuos bloqueando toda la circunferencia del sumidero y que son los causantes del atranco. Aquí podemos encontrarnos desde los pelos y las pelusas que circulan por el aire hasta la tierra o las hojas que hay en los alrededores y que son arrastradas, cuando llueve o se riega, hasta el sumidero. Toda esa porquería podremos quitarla con un destornillador (como se observa en el vídeo) o con cualquier otro objeto (como un palo o un cepillo), para después introducirla en el sistema de aguas residuales a través del propio sumidero.

limpiar-sumidero-destornillador

Una tentación habitual de quienes sufren con mucha frecuencia este tipo de atascos es quitar la tapa del sumidero o hacer más grandes los agujeros que hay en ella. Esto carece de sentido, porque estaremos impidiendo que el sumidero realice una de sus funciones, que no es otra que evitar la salida al exterior de los malos olores procedentes de la red de alcantarillado. Y esa es la razón por la que siempre hay que dejar agua en el sumidero una vez que lo hayamos limpiado, para que el efecto sea idéntico al que produce el agua que hay en nuestro WC.

Aunque pueda parecer una tarea algo desagradable, lo cierto es que deberíamos limpiar los sumideros de los patios con la mayor frecuencia posible, porque los residuos se acumulan muy rápido y pueden provocar un atasco en el momento más inesperado, como por ejemplo en un día de fuertes tormentas. La frecuencia dependerá de cada caso, pero si se trata del patio de una casa unifamiliar habría que limpiarlos al menos una vez al mes y si estamos hablando de una comunidad de propietarios, lo ideal sería quitar la porquería una vez por semana. Eso es, precisamente, lo que los poceros de Serbis recomiendan en este vídeo a la administradora de esa finca.

limpiar-sumidero-agua

Si quieres contarnos algo puedes llamarnos al número de teléfono 91 610 62 53 y si te gusta estar informado de las noticias nacionales e internacionales más interesantes de las industrias de la pocería, el alcantarillado y el saneamiento de aguas fecales, visita Serbis.es y síguenos en las redes sociales:

facebook

 

twitter

 

linkedin

 

 

 

 

youtube

 

 

 

 

vimeo

 

 

 

 

flickr

 

 

 

 

pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.