Las aguas residuales suben a los árboles del Jarama

Resumimos las principales noticias de los últimos días en el ámbito de las alcantarillas, las cañerías, los atrancos, los atascos y  las redes de saneamiento de aguas residuales y alcantarillado. La lucha contra el coronavirus a través del estudio de las aguas residuales sigue siendo la nota predominante…

Las toallitas invaden el río Jarama y su entorno

Varias asociaciones ecologistas han denunciado estos días la lamentable situación en la que se encuentran el río Jarama y su entorno. La zona, situada en la parte este de la Comunidad de Madrid, está tomada por montañas de toallitas no biodegradables, plásticos y aguas fecales, provocando un evidente daño medioambiental que podría derivar, también, en una nueva amenaza de carácter sanitario.

El origen del problema se encuentra en los nuevos desarrollos urbanísticos construidos durante los últimos años en la parte norte de Madrid capital, cuyas aguas residuales van a parar al arroyo de Valdebebas, que a su vez desemboca en el Jarama. En épocas de lluvias intensas, las depuradoras encargadas de filtrar estas aguas residuales acaban vertiéndolas directamente al río sin tratamiento alguno, lo que está ensuciando la zona y amenazando la salud, ya que estas aguas riegan muchas huertas de particulares.

Esta misma situación se repite algo más al norte de la Comunidad de Madrid, en la zona ocupada por los municipios de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Una parte importante de sus aguas residuales llega al arroyo de La Vega, que termina confluyendo en el río Jarama. El paisaje en esta zona es dantesco, con toallitas y residuos colgando de los árboles a alturas de hasta cinco metros.

Una de las cuestiones que más llama la atención es que el Jarama es un espacio en teoría protegido, al formarte parte tanto de la Red Natura 2000 como del Parque Regional del Sureste. Pese a ello, denuncian los grupos ecologistas, nadie está haciendo nada por frenar unos vertidos que se repiten desde hace años. El Gobierno regional de Madrid alega, por su parte, que solo este año se han retirado más de 27.000 toneladas de residuos tóxicos de sus estaciones depuradoras de aguas residuales, una cifra similar a la registrada durante todo el año 2019.

El Canal de Isabel II adjudica la gestión de dos depuradoras por 46 millones

Las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Viveros de la Villa y La Gavia, responsables del saneamiento de aguas residuales de Madrid capital, serán gestionadas durante los próximos años por una cuantía de de 46 millones de euros. Aunque son instalaciones de titularidad pública (pertenecen al ayuntamiento), su mantenimiento y explotación fue liberado desde 2006.

Ha sido estos días cuando el Canal de Isabel II ha adjudicado los contratos de conservación de ambas infraestructuras para los próximos cinco años. La depuradora de aguas residuales de La Gavia empezó a funcionar en 2008 y tiene capacidad para depurar hasta 172.800 metros cúbicos cada día, mientras que la de Viveros de la Villa es de 1983 y su capacidad alcanza los 190.000 metros cúbicos diarios.

Si quieres contarnos algo puedes llamarnos al número de teléfono 91 610 62 53 y si te gusta estar informado de las noticias nacionales e internacionales más interesantes de las industrias de la pocería, el alcantarillado y el saneamiento de aguas fecales, visita Serbis.es y síguenos en las redes sociales:

facebook

 

twitter

 

 

linkedin

 

 

 

 

youtube

 

 

 

 

vimeo

 

 

 

 

flickr

 

 

 

 

pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.