El mundo abre el grifo de las aguas residuales

La última semana ha estado marcada por las siguientes noticias en el mundo de los poceros, el alcantarillado y el saneamiento de aguas residuales:

1) El reto de beber aguas residuales recicladas. La reutilización de las aguas residuales sigue cobrando fuerza como una de las vías a las que habrá que recurrir en el futuro para combatir las continuas sequías provocadas por el cambio climático, que según la ONU harán que la mitad de la población mundial sufra escasez de agua en 2030. De hecho, hay algunos países que ya han avanzado mucho en la reutilización de sus aguas negras, con algunos ejemplos en los que la población incluso ya se bebe estas aguas.

España es uno de los países que más se ha implicado en esta materia, con una reutilización de entre el 11 y el 17% de sus aguas residuales, que se destinan fundamentalmente a la limpieza urbana y los usos agrícolas. En lo relativo al consumo humano, en nuestro país encontramos un único ejemplo: el del municipio catalán de Port de la Salva (Gerona), donde las aguas residuales reutilizadas ya suponen el 15% de las que consumen sus vecinos.

Pero la cifra es mucho más elevada en países como Israel, Singapur, Namibia y EEUU (California y Texas), donde se están llevando a cabo importantes proyectos para purificar las aguas negras. Seguir su estela es uno de los objetivos de la Estrategia de Economía Circular diseñada por el Gobierno español, que destinará cerca de 500 millones de euros a avanzar en la depuración de las aguas residuales y a estudiar su reutilización para consumo humano.

2) Tecnologías inteligentes y saneamiento de aguas residuales: Brasilia, la capital de Brasil, acoge del 18 al 23 de marzo el 8º Foro Mundial del Agua (WWF, por sus siglas en inglés). Durante esta edición se estudiará cómo emplear las nuevas tecnologías digitales, como la inteligencia artificial o los sensores y software inteligentes, en los ámbitos de la distribución de agua y el alcantarillado.

En concreto, se analizará cómo mejorar la labor que realizan las empresas de saneamiento de aguas residuales en los países en vías de desarrollo. Al fin y al cabo, las nuevas técnicas del sector serán claves para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en saneamiento, ya que con las tecnologías existentes hoy en día habría que invertir 45.000 millones de dólares al año para cumplir dichos objetivos, una cantidad cinco veces mayor al gasto actual. Por eso, es esencial adoptar nuevas tecnologías que reduzcan los costes y mejoren la eficiencia del sector.

 

3) Los 20 peligros de las alcantarillas: Un experto en alcantarillado ha identificado hasta 20 riesgos diferentes a los que nos enfrentamos quienes realizamos nuestro trabajo bajo tierra: nueve son químicos, seis son físicos y cinco son biológicos. Estas amenazas son el resultado de la combinación de la falta de oxígeno (que produce desvanecimientos) y la presencia de gases tóxicos, cuya inhalación puede resultar mortal.

Entre las sustancias más nocivas para los trabajadores de las redes de saneamiento de aguas residuales aparecen el ácido sulfhídrico, cloro, dióxido de azufre, dióxido de carbono, etano, hidrógeno, metano monóxido de carbono y nitrógeno. Por eso es tan importante que los poceros y restantes profesionales del subsuelo utilicemos equipos de protección y respiración, ya que es nuestra vida lo que está en juego.

4) Las aguas residuales amenazan la flora marina balear: Un informe ha atribuido a los vertidos de aguas residuales el mayor impacto sobre la posidonia oceánica, una planta típicamente mediterránea que ocupa 930 kilómetros cuadrados del fondo marino balear. Según el citado estudio, de las 104 canalizaciones de vertido al mar que hay registradas en el archipiélago, casi la mitad (47) expulsa sus aguas residuales sobre esta especie protegida por el Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Los mayores problemas se concentran durante los meses de verano, un periodo en el que Baleares supera los 200 millones de litros de aguas residuales generadas cada día por la afluencia de turistas. Según alertan en el mencionado estudio, la mayor parte de estas aguas sucias son vertidas directamente al mar sin ningún tipo de tratamiento (y en muchas ocasiones, de forma ilegal), al sobrepasarse con creces la capacidad de las estaciones depuradoras instaladas en las islas.

 

Si quieres contarnos algo puedes llamarnos al número de teléfono 91 610 62 53 y si te gusta estar informado de las noticias nacionales e internacionales más interesantes de las industrias de la pocería, el alcantarillado y el saneamiento de aguas fecales, visita Serbis.es y síguenos en las redes sociales:

facebook

 

twitter

 

linkedin

 

 

 

 

youtube

 

 

 

 

vimeo

 

 

 

 

flickr

 

 

 

 

pinterest

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.