Ciudad del Cabo, obligada a reciclar aguas residuales

Ciudad del Cabo, el enclave más turístico de Sudáfrica y el segundo más importante del país en términos de población, ha sido noticia a lo largo del último año por la posibilidad de convertirse en la primera gran ciudad del mundo en quedarse sin abastecimiento de agua potable. Y aunque el peligro ha pasado, las autoridades locales están tomando medidas para garantizar que el agua sigue saliendo por los grifos de sus habitantes, empezando por reciclar aguas residuales.

Además de poner en marcha nuevas plantas de desalinización y de avanzar en la extracción de aguas subterráneas, Ciudad del Cabo tiene la intención de construir una planta temporal para el reciclaje de aguas residuales que tendría una capacidad de producción de 10 millones de litros de agua diarios y que, en principio, estará operativa a finales de este mismo año.

Asimismo, la ciudad sudafricana pretende edificar una planta permanente para reciclar aguas residuales que podría suministrar 90 millones de litros diarios de agua potable a partir de 2020. Y mientras tanto, los vecinos de Ciudad del Cabo siguen aportando su pequeño granito de arena, ya que reutilizan el agua de la lavadora, tiran de la cadena del WC una sola vez al día y se duchan en cubos para poder reutilizar varias veces el agua.

 

reciclar-aguas-residuales-sudafrica

Estas medidas, unidas a un límite en el consumo diario de 50 litros de agua por cada habitante, han retrasado el denominado Día Cero, anunciado para el pasado 16 de abril. A partir de esa fecha, el ayuntamiento de Ciudad del Cabo anunció que cerraría definitivamente el grifo del agua, tras una larga sequía que había dejado bajo mínimos los embalses de la zona.

Esta amenaza tuvo un enorme impacto sobre la población local, hasta el punto de que el consumo diario de agua potable se redujo de una media de 600 millones de litros diarios en 2017 a 507 millones de litros en abril de este año. Además, el 29 de junio aparecieron, por fin, las ansiadas lluvias, lo que ha permitido retrasar el temido Día Cero hasta 2019.

Mientras tanto, las restricciones continúan y las autoridades locales exploran nuevas vías para que Ciudad del Cabo no se convierta en la primera gran ciudad del planeta sin agua. Y la reutilización de las aguas residuales va a ser crucial en esa batalla, porque el cambio climático está provocando que las sequías duren cada vez más tiempo, a lo que se suma una población al alza y un número creciente de turistas que cada año visitan la capital legislativa del país.

Los sudafricanos pueden mirarse en el espejo de la vecina Namibia, una de las potencias mundiales en reciclaje de aguas residuales. Su capital, Windhoek, alberga la única planta del planeta capaz de transformar las aguas fecales en agua potable apta para el consumo humano. Sus 2,3 millones de habitantes la beben desde los años 60 y no solo no han sufrido problemas de salud, sino que tampoco han tenido que hacer frente jamás a un apocalíptico Día Cero.

windhoek-namibia-aguas-residuales-consumo-humano

Si quieres contarnos algo puedes llamarnos al número de teléfono 91 610 62 53 y si te gusta estar informado de las noticias nacionales e internacionales más interesantes de las industrias de la pocería, el alcantarillado y el saneamiento de aguas fecales, visita Serbis.es y síguenos en las redes sociales:

facebook

 

twitter

 

linkedin

 

 

 

 

youtube

 

 

 

 

vimeo

 

 

 

 

flickr

 

 

 

 

pinterest

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.